Una lasaña distinta a la que estamos acostumbrados.

La cocina italiana le da a la ricotta un gran valor por lo que podemos encontrarla en muchas recetas de este origen , tanto saladas como dulces.

La Ricotta es un  lácteo fresco obtenido del suero de la leche que se característica por su textura cremosa.

La Ricotta evoca un mundo de simplicidad, de frescura, de ligereza, de autenticidad y de tradición que en el caso de nuestro plato combina perfectamente con las espinacas y el raout de setas y las nueces.

Un plato consistente y sabroso que te remitirá a la cocina de nuestras abuelas sorprendiéndote con sabores nuevos.